29 de septiembre: San miguel, frutas albaycineras

GRAN jornada la de la romería a San Miguel. Para empezar, recordaré un hecho acaecido hace 60 años y que cuenta Joseíco el Cirre, lo que da la medida de la importancia que adquirió «la subida al Cerro» y el personal que acudía. Resulta que cayó una enorme tormenta que arrastró cuestas abajo tal cantidad de almecinas, majoletas, acerolas, erizos de castaño y demás vituallas para los peregrinos, que se llenó totalmente la Plaza Nueva.

Afán de Ribera ha dedicado páginas muy divertidas y también emocionadas a «La subida al Cerro». Decía: «¡Cómo te resucitas el día del Santol» y añadía (refiriéndose al Albayzín) orgulloso, «Todo se engalana para que la gente de allá abajo vea que algo queda de tu pasado esplendor». Los autores que hemos venido citando recuerdan las frutas que se consumían durante la fiesta: membrillos de carne amarilla, gamboas (azamboas), acerolas como melones, azufaifas de cuello vuelto, granadas de Fuente Peña (como la sangre, de grano negro), nueces mollares, almecinas, majoletas, cacahuetes, girasoles, erizos verdes e higos chumbos. Frutas que aún siguen ofreciéndose en la romería, de la misma manera y por el mismo tipo de vendedores, y con el mismo sistema de pesos y medidas: el «puñao». Con las almecinas (un «puñao» por un duro hoy) se regala el canuto de caña, arma de gran precisión para disparar el hueso de la almecina a la pantorrilla o el bullarengue de las mozas o al cogote de los malafollás. Es un juego vitamínico.

Entrada extraida del libro “Ritual de la Cocina Albaycinera” de Mariano Cruz Romero, editada primeramente en diciembre de 1982 por Los papeles del CARRO DE SAN PEDRO (colección de monografías del Albayzín) por la editorial Azur, y en segunda edición corregida y aumentada en febrero de 2005 por Alquería de Morayma, S.L. y I.S.B.N: 84-609-4756-4 y depósito legal: Gr.506-2005  http://miradordemorayma.com/notas/