20 de Enero: San Sebastián-Merienda en el campo.

"Juerga" en una venta granadina del XIX, grabado de Taylor (1853)TRES días después de San Antón, fiesta familiar, se celebraba la de San Sebastián, «fiesta joven», como se diría ahora.

«San Antón saca los viejos al sol y San Sebastián saca las mocitas a pasear». Surruca explica: «San Sebastián saca las polluelas de paseo; por la tarde merienda en el campo, con mecedores, baile y coplas al son de guitarras y bandurrias que tocan los novios o los amigos de las mozuelas» y que Bueno Pardo resume en la frase: «Saca los novios al sol». En definitiva, lo que se hacia era repetir los columpios de San Antón en la Golilla de Cartuja, pero para la gente joven y con alimentos fáciles de preparar, ya que el mayor interés radicaba en otras intenciones.

La merienda se apañaba con productos del cerdo: cabeza, salchicha, morcilla, manteca, pringue de marrano (esta, de cualquier forma: seca, cocida con vino o frita) y cebolla (que se mastique la cebolla). La longaniza mejor gruesa, pues se mantiene más jugosa. En las Ventas, este embutido lo liaban en papel de estraza, mojado en agua, y lo echaban a la lumbre para asarlo. También queso de cerdo, bien picado y que no lleve pelos.

Las Ventas más concurridas en esta fiesta eran las del Tío Miguel, Tasca de Tres y Medio, Cuevecilla, Casa de la Pastora, Casa de la Manuela y otras de las que sólo quedan la Venta del Loro, La Mosca y la nueva de La Granja. Lo corriente era tomar una «maceta de vino con tapaera» (el vaso de vino y morcilla, longaniza, salchicha o queso de cerdo). Los «meceores» se instalaban, igualmente, en los huertos, en los cármenes y en la alameda del Paseo de los Tristes, cerca de la Venta de las Chirimías. Las canciones que se cantaban por San Sebastián, más acordes con los parroquianos, eran de esta índole (tomadas, como las anteriores, en directo):

«De aquellos tres que vienen,
¿ cuál es el tuyo ?
El de la jaca blanca
y el pelo rubio»

«En los olivares,
niña, te espero,
con un jarro de vino
y un pan casero»

«De los olivaricos
me vine sola;
me encontré con mi amante,
¡osú que gloria!»

«De la lechuga Romana
el cogollo me comí;
que otro se coma las hojas,
eso que me importa a mí»

«La aceituna en el olivo
si no se coge se pasa;
lo mismo te pasa a ti,
mozuela, si no te casas»

Entrada extraida del libro “Ritual de la Cocina Albaycinera” de Mariano Cruz Romero, editada primeramente en diciembre de 1982 por Los papeles del CARRO DE SAN PEDRO (colección de monografías del Albayzín) por la editorial Azur, y en segunda edición corregida y aumentada en febrero de 2005 por Alquería de Morayma, S.L. y I.S.B.N: 84-609-4756-4 y depósito legal: Gr.506-2005
Notas a pié de página